Get Adobe Flash player

Twitter


Archivos

Titular de DDHPO manipula el caso de la menor triqui a su conveniencia y favor

Por: Ismael García

Titular de DDHPO manipula el caso de la menor triqui a su favor y convenienciaEl caso de la menor triqui Noemí Cruz Santiago “ha sido usado políticamente” y han abusado de ella por su condición de indígena, aseguró la dirigente del grupo de desplazados de San Juan Copala, Reyna Martínez Flores, al efectuar ayer una protesta en el Palacio de Gobierno para exigir el retorno a su comunidad.

“Pedimos que siempre que haya respeto hacia ella y hacia sus papás, que son gente humilde, de mucho valor, de mucha dignidad; estuvieron con nosotros hasta los últimos días en la lucha, no tuvieron miedo a las balas; nos sucede eso porque no estamos en nuestra tierra, estamos en una ciudad totalmente desconocida”, dijo.

Y señaló al presidente de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), Arturo Peimbert Calvo, de manipular el caso de la menor a su favor y conveniencia, así como a otro grupo de desplazados.

“Nada más están utilizando a la compañera, nosotros nunca quisimos utilizar a nuestra gente y no lo hacemos, no porque hay compañeros que no saben leer, abusemos de ellos y creo que eso están haciendo con Noemí, la están usando como títere. Realmente lo sentimos mucho, no tenemos mucha información pero les pedimos a los compañeros que esta jugando con los sentimientos de la gente, que ya la dejen en paz”, dijo en entrevista.

- ¿Usted conoce a los padres de Noemí?, ¿cree que la hayan vendido, que se hayan prestado para negociar?

- Sí los conozco; no, no creo que la hayan vendido, porque ellos siempre han sido gente humilde, sencilla, la gente los está jugando, usando.

- ¿Por qué acusan a Arturo Peimbert de estar inmiscuido en esta problemática?

–Pues el que está utilizando a la gente, el que está haciendo todo es Peimbert y sí lo acusamos a él; le pedimos que no esté jugando con el sentimiento de la gente porque aunque son humildes, tienen valor, sienten; Peimbert como defensor los debería ayudar y no perjudicar.

Sin apoyo

Por otra parte, explicó que la protesta de este lunes en el acceso principal al Palacio de Gobierno se debió a que el 27 de abril se cumplen cuatro años del asesinato de Bety Cariño y del finlandés Jiry Jaakola, y que hasta el momento no ha habido justicia.

Por otra parte, dijo que desde hace dos años se retiraron de los corredores del Palacio de Gobierno con la promesa de las autoridades estatales de reubicarlas en un predio para analizar su retorno a Copala.

Sin embargo, a la fecha únicamente está el terreno pero no hay apoyos con materiales para construir sus viviendas, como se los ofrecieron; tampoco se ha dado continuidad al retorno a su comunidad triqui, informó.

Criticó nuevamente al titular de la DDHPO por dividir a los desplazados de Copala. “Él desde un principio empezó a calumniar a los compañeros, a difamarnos, entonces los compañeros cayeron en el juego y los dividió, se hizo otro grupo.

“Ahorita los tiene atados, no los deja manifestarse, porque les dice que él resuelve todo, pero después de dos años que estuvo con nosotros como intermediario, llevando la mesa de medidas cautelares, no se hizo nada, hasta la fecha no creo que ayude a los compañeros”, dijo.

Fuente

http://www.noticiasnet.mx/portal/oaxaca/general/indigenas/199139-dan-un-uso-politico-al-caso-de-la-nina-triqui

Los triquis de Copala son rentables

Por: Concha Moreno

Estos días estamos asistiendo a una auténtica guerra por “poseer” al máximo número de personas de la etnia triqui del Estado de Oaxaca. Desplazados de la localidad de San Juan de Copala, éstos se caracterizan por sus vistosos atuendos de color rojo que tejen ellos mismos.

La comunidad desplazada de su territorio está diseminada por el país. Aquí se les ve en el zócalo del DF.

La comunidad desplazada de su territorio está diseminada por el país. Aquí se les ve en el zócalo del DF después de ser desalojados del lado Poniente de la Catedral Metropolitana por más de 200 granaderos.

Y son pobres, muy pobres. No tienen nada y viven donde pueden. Los vi en la plaza de Puebla, en una especie de campamento ubicado en los soportales, hace tiempo. Y los he visto en el Zócalo del Distrito Federal, acampados y, habitualmente, vendiendo sus artesanías.

Precisamente por su precaria situación, es habitual que alguna asociación les brinde su ayuda. Lo que no debería ser habitual es que esa filantropía sea interesada: cuantos más miembros tengan a su cargo, mayores serán las aportaciones gubernamentales. Eso no significa que las asignaciones se destinen en su totalidad a los triquis. Más bien habría que desconfiar de tanto altruismo, si tenemos en cuenta que las comunidades indígenas del país están bastante abandonadas por los planes gubernamentales, y que suelen ser utilizados de forma descarada en las campañas electorales. A penas saben leer y escribir, muchos ni hablan español, tienen la piel morena (un rasgo inequívoco de pobreza, casi siempre), y están poco integrados en la sociedad. Con ese perfil, engañarles no tiene demasiada dificultad.

Así vivían los triquis en los corredores del Palacio de Gobierno de Oaxaca al comienzo del conflicto.

Así vivían los triquis en los corredores del Palacio de Gobierno de Oaxaca al comienzo del conflicto.

Y en esa guerra por las subvenciones, que otro motivo no parece haber, la Defensoría de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca está empeñada en retirar a unos padres la custodia de su hija, menor de edad, alegando que la querían vender por 40.000 pesos (unos 2.350 euros) a un miembro de su comunidad (Basilio Ramírez). La Fundación Tinunjei se ha opuesto a ello, alegando que todo es un montaje de la Defensoría y su presidente, Arturo Peimbert, para “castigar” a los díscolos.

“La niña se enteró por terceros de la supuesta venta y, lógicamente, aceptó entrar en un centro de acogida mientras se dirimía el asunto en los tribunales, convencida de que era verdad, negándose a estar con sus padres. Ahora, tras no pocas sesiones en los juzgados, la menor ha solicitado abiertamente regresar con su familia.”

Los triquis de Copala acusan a la Defensoría de Derechos Humanos de Oaxaca (DDHPO) de “secuestro”

Los triquis de Copala acusan a la Defensoría de Derechos Humanos de Oaxaca (DDHPO) de “secuestro”

La historia según los triquis y Fundación Tinunjei

El 6 de agosto del 2013, el titular de la Defensoría de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca llamó a los beneficiarios de las Medidas Cautelares MC 197-10 y desplazados de San Juan Copala a una reunión de carácter urgente y resolutiva para abordar los temas relacionados a los desplazados en la sede de la Defensoría. Asistieron todos, pues se encontraban acampados en los corredores del Palacio de Gobierno (ayuntamiento) de Oaxaca. Al iniciar la reunión, el titular de la Defensoría, mandó expulsar del evento a Basilio Ramírez García, secretario del grupo, y a su hermana, Margarita Ramírez García, a petición de Braulio Hernández Hernández y Mariana Flores López, miembros de la Defensoría. En dicha reunión, Braulio y Mariana lograron  dividir y convencer a una parte de los asistentes a abandonar el lugar donde se encontraban a cambio de 160 mil pesos (poco más de 9.400 euros).

Al finalizar la reunión, Braulio, Mariana y Peimbert Calvo, retuvieron en las instalaciones de la Defensoría a Noemí Cruz Santiago (la niña en litigio) de 15 años de edad, para obligar a sus padres, María Juana Santiago y Margarito Cruz Aguilar, a formar parte del nuevo grupo de desplazados.

El 8 de agosto, los padres de la menor intentaron rescatarla pero se lo impidieron diversos miembros de la Defensoría.

Días después, la prensa local informaba del rescate de varias personas de un prostíbulo, entre las que se encontraba Noemí, Mariana y otra menor. Ante la noticia, María Juana y Margarito (analfabetos y que no hablan castellano) intentaron denunciar los hechos en la subprocuraduría (comisaría), pero les fue denegado. Enterados los miembros de la Defensoría, les acusaron de forma oficial de violencia familiar contra la pequeña y se la llevaron a vivir con otro grupo de triquis.

En diciembre, los padres se enteraron de que Noemí estaba embarazada y vivía en un sótano, por lo que se encaminaron, nuevamente, a denunciarlo. Pero esta vez lo hicieron en otro centro, convencidos de que el primero estaba protegiendo a la Defensoría. Como consecuencia, en febrero de este año, la jueza, acompañada de una sicóloga y una trabajadora social, intervino en el caso, y trató de rescatarla, encontrándose con que había sido trasladada a la Subprocuraduría (el primer lugar donde fueron a denunciar) de Delitos contra la mujer.

El 19 de febrero, a las 11:30 horas, la jueza del Juzgado, acompañada de Psicóloga, Secretaria, Actuario, Perito Médico, Tutora, Defensora y Trabajadora Social, se presentaron en el domicilio de la menor, siendo atendidas fueron Carmen y Marcelina de Jesús López, quienes informaron que la menor fue trasladada a la Subprocuraduría de Delitos contra la mujer por razón de Géneros desde el día 14 de febrero, y que ya estaban enterada por Braulio Hernández Hernández que las autoridades del Juzgado familiar iban rescatar a la menor desde el día 14 de febrero. Al enterarse de la fuga de información, los padres de la menor quedaron totalmente decepcionados de la Subprocuraduría. Finalmente, el pasado día 27, el Juez de la Segunda Sala del Juzgados Civiles y Familiares del Centro de Oaxaca, ordenó la guarda y custodia provisional y definitiva a favor de María Juana Santiago y Margarito Cruz Aguilar (los padres). Pero la niña sigue sin estar con ellos.

La Defensoría, en un comunicado, asegura “estar indignada ante la resolución de un juez de regresar la tutela de una niña  de 15 años a sus padres, quienes intentaron venderla por 40.000 pesos para saldar una deuda” por “servicios de protección jurídica con el señor Basilio Ramírez, quien dice ser abogado de las personas desplazadas”. También dicen que “en la madrugada en la que ella (la niña, Noemí) iba a ser entregada al señor Basilio Ramírez, la niña escapo y buscó apoyo en otros personas desplazadas que se refugiaban en un albergue,  quienes decidieron resguardarla, pero la señora María Juana Santiago (la madre) se presentó en el lugar y  violentó físicamente a la niña, al golpearla a puñetazos y  contra la pared”.

Eso es lo único que han remitido al ser preguntados por correo. Sin embargo, Basilio ha respondido a una llamada telefónica de esta periodista, contando la misma versión que La Fundación Tinunjei: que no existe tal venta. Este hombre asegura que ni es abogado, ni ha pretendido comprar a Noemí. Que tiene 30 años y que expulsado de la asamblea por no estar de acuerdo con el “soborno” de la defensoría, pues no está de acuerdo en recibir dinero a cambio de hacer lo que ellos desean. También ha contado que hace unos 15 días les fue entregada una camioneta a los triquis afines a la organización humanitaria, que a Noemí le han estado pagando una cantidad de dinero mensual, que a otra menor le ofrecieron 5.000 pesos (294 euros) para que le denunciara, y que la historia de desavenencias data de la reunión de agosto del año pasado. Además, concluye “que las personas que se han marchado del grupo lo han hecho de forma voluntaria, no les hemos echado” y denuncia que han intentado agredirle en tres ocasiones.

Por su parte, la Defensoría termina su comunicado así: Este organismo público, autónomo y ciudadanizado considera que existe un riesgo fundado y motivado en contra de la integridad física y psicológica de la niña de referencia, para  este organismo, es prioritario  que las autoridades garanticen  el interés superior de la niña, por lo que las autoridades judiciales deben considerar su voluntad respecto a su guardia y custodia, para privilegiar el respeto a su dignidad como persona, lo que también hace necesario que le provean de todos los mecanismos necesarios para que tenga un desarrollo sano y seguro.

Del embarazo de la menor no dice nada. Tampoco menciona el dinero que, supuestamente, iba a entregar a los desplazados. El caso es que, como siempre, los que tienen pocos recursos se ven envueltos en conflictos en los que, pocas veces, obtienen justicia. Es de desear que, en esta ocasión, no sea así.

Fuente

http://periodistas-es.com/los-indigenas-mexicanos-son-rentables-30690

La niña triqui se enteró a través de Mariana Flores que sus padres supuestamente querían venderla

La niña triqui se enteró a través de Mariana Flores que sus padres supuestamente querían venderlaEl presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), magistrado Alfredo Lagunas Rivera, aseveró que la niña triqui que supuestamente pretendió ser vendida por sus padres, “fue quien decidió regresar a vivir con ellos, en presencia del Ministerio Público, un perito traductor y la misma jueza”.

“Pero además la menor no puede ser sacada de Oaxaca, a fin de que reciba educación, terapia psicológica y atención médica; y dos veces por semana tiene que reunirse con las trabajadoras sociales para conocer su situación”.

El magistrado explicó que en el caso se puede presentar una queja para revisar la actuación de la jueza Elizabeth Rosana López Luna, “pero es un asunto complejo porque según la declaración de la niña se enteró por terceras personas que sus padres pretendían venderla y por eso en un momento manifestó que no quería regresar con ellos pero ante el Ministerio Público expresó su decisión de regresar con sus padres”.

Manifestó que el TSJ respetar los derechos superiores de los niños y uno de esos derechos fundamentales es la convivencia con los padres, “por eso se respetó la decisión de la menor, porque además ya tiene edad, 14 años, para tener una conciencia plena de su decisión”.

Respecto a la declaración del consejero presidente de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDPHO), Arturo de Jesús Peimbert Calvo, en el sentido de que la niña debería quedarse bajo custodia del DIF estatal, subrayó que no tiene razón de ser que entre las instituciones del gobierno estatal estén debatiendo sus decisiones, “lo que se debe buscar es que los ciudadanos tengan las mejores respuestas posibles por parte de las instituciones”.

Lagunas Rivera aseveró que el Poder Judicial va estar vigilante del proceso que se sigue con la niña, “porque es nuestra responsabilidad y estamos comprometidos con la protección de la infancia”.

Comentó que aunque en algunas ocasiones se informa de situaciones como éstas donde supuestamente los padres intentan vender a sus hijas, “todo queda a nivel de comentarios informales porque en el tribunal no se llevan asuntos como estos, lo que significa que no se presentan denuncias respecto a estos ilícitos. En algunos casos se dice que estas prácticas tienen un origen cultural en algunas comunidades oaxaqueñas pero desconozco dónde se realizan estas prácticas y si son reales”.

En resumen

La indígena, de 14 años de edad y originaria de San Juan Copala, supuestamente fue vendida por sus progenitores, identificados como María Juana Santiago y Margarito Cruz Aguilar a Basilio Ramírez, con quien supuestamente tenían una deuda por 40 mil pesos.

De acuerdo al informe, la niña pidió apoyo y se presentó una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Las autoridades determinaron que el DIF se hiciera cargo de ella hasta que se resolviera el caso.

Esta semana, el Juzgado Segundo de lo Familiar resolvió que la menor regrese con sus padres.

La Subprocuraduría y DDHPO insisten en perjudicar a los padres de la menor triqui en base de especulaciones

La Subprocuraduría y DDHPO insisten en perjudicar a la menor triqui de Copala y a sus señores padres en base a especulacionesAl pueblo de México y del mundo

A la Procuraduría General de Justicia del Estado de Oaxaca

Al Tribunal Superior de Justicia del Estado de Oaxaca

A la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH)

Al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)

A la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

A todas luces instituciones gubernamentales del Estado de Oaxaca, como la Subprocuraduría de Delitos contra la Mujer por Razón de Género y Defensoría de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), pretendiendo ser garantes de los derechos humanos de la niña triqui de Copala de nombre Noemí Cruz Santiago de 15 años de edad, le están causando un gran daño psicoemocional, ya que abusando de su calidad de servidor público y autoridad, utilizando los medios para el servicio público a su disposición, la separan de su núcleo familiar en contra de su voluntad y al parecer le están obligando a declarar en contra de sus señores padres para justificar el inicio de la denuncia penal por los delitos de trata de personas, corrupción de menores y robo de infantes.

Cabe hacer la aclaración de que respecto de la niña triqui existió un procedimiento familiar de guarda y custodia promovido por sus señores padres en la que la Juez que estuvo a cargo de la integración del procedimiento, se respetó su derecho constitucional de estar asistido de intérprete al momento de rendir su declaración ante la Juez del caso, asistida debidamente de la Representación Social que es el Ministerio Público, único e indivisible,  así de la asistencia de perito intérprete en su lengua materna que es el triqui de San Juan Copala, a la menor se le preguntó si ella quería regresar con sus padres y ella contestó que sí.

Asimismo, se deduce de las manifestaciones de los titulares de la Subprocuraduría de Delitos contra la Mujer por Razón de Género y de Defensoría de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, que no respetaron los derechos humanos de la menor contemplados en Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, específicamente los derechos de tener un intérprete traductor en su lengua materna al momento de rendir una declaración ante autoridad administrativa o judicial y aún más, insisten en perjudicar a la menor y a sus señores padres, ya que de integrarse el delito o los delitos que les imputan en dicha Subprocuraduría, se les aplicaría a los padres una sanción consistente en la privación de su libertad entre 30 y 40 años de prisión. Lo que implicaría que el Estado lejos de procurar el desarrollo integral de la familia, la estaría desintegrando totalmente con base en puras especulaciones como se desprende de las declaraciones de los titulares de la Subprocuraduría de Delitos contra la Mujer por Razón de Género y de la Defensoría de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, han hecho en los medios masivos de comunicación.

El criterio que tendría que prevalecer en este caso concreto, sería el de respeto a la decisión judicial en donde se respetó la garantía constitucional de la menor de tener un perito intérprete en su lengua materna que es el triqui de Copala y de estar debidamente asistida por el Representante Social, único e indivisible, en ausencia de sus señores padres al momento de rendir su declaración ante la autoridad judicial, como ocurrió en el juicio de guarda y custodia que se llevó a cabo ante la Juez Elizabeth Roxana López Luna, quien determinó provisionalmente, concediéndole la guarda y custodia provisional de la menor a sus señores padres.

Respetuosamente

“Por la defensa y apoyo a los pueblos originarios”

Fundación Tinunjei, A.C.

 Oaxaca de Juárez, Oax, a 06 de marzo del 2014

 

Presunta venta de niña triqui de Copala es mera especulación: Presidente del TSJ

El presidente del Tribunal Superior del Poder Judicial del Estado de Oaxaca dijo que la menor que presuntamente fue vendida a una persona regresó con sus padres bajo condicionamiento

Por: Ana Rodríguez

Presunta venta de niña triqui de Copala pudo ser mera especulación Presidente del TSJEl Presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Alfredo Lagunas Rivera, respetó la determinación asumida por la juez familiar que dictó una resolución “condicionada” para que la niña triqui que presuntamente fue vendida a una persona en 40 mil pesos, regresara a tutela de sus padres, a pesar de que hay el riesgo que la regresen con su supuesto comprador y la revendan.

El también titular del Consejo de la Judicatura aseguró que la resolución dictada es responsabilidad exclusiva del juzgador, advirtiendo que si actuó indebidamente, procede la presentación de un amparo para revertir su decisión.

Hasta el momento, dijo, no se ha presentado tal impugnación, solo hay el anuncio de queja que hará valer la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) porque se violentó el derecho de la víctima, al no ser escuchada.

Lagunas Rivera asumió que la menor triqui fue entregada bajo condicionamiento a los padres que alegaron la tutela de su patria protestad.

“La entrega se realizó bajo supervisión de una trabajadora social para que la víctima sea sujeta a tratamiento psiquiátrico y para que radique en Oaxaca, no sea trasladada a la Ciudad de México, donde presuntamente radica su presunto comprador”.

También se exigió en la resolución condicionada que los padres le brinden educación, atención médica y alimentación de calidad.

El magistrado afirmó que en la versión traducida de la declaración de la menor, ésta dijo que quería regresar con sus papás, “el caso es muy complejo y merece un análisis profundo y con calma porque hay muchas aristas”.

Sin embargo el titular de la Defensoría de Derechos Humanos de Oaxaca, Arturo Peimbert, aseguró que la menor supuestamente exigió llorando ante la Fiscalía Especial por Violencia de Género de la PGJE que no la entregaran a sus padres porque sería regresada a su comprador.

“Entiendo que fue así en un inicio pero tengo conocimiento que terceras personas le dicen a ella que la van a vender, en diligencias ante la juez y con perito traductor y ministerio público se le pregunta si ella quiere regresar con sus padres y ella contesta que sí, por ello se asumió tal determinación”.

Lagunas Rivera afirmó que en el Poder Judicial hay respeto superior a los menores y consideró que la presunta venta de la niña pudo ser una mera especulación.

Fuente

http://adiariooaxaca.com/venta-de-nina-triqui-pudo-ser-mera-especulacion-lagunas/